13/11/2012

Bartolomé Mitre

Desde Brasil venimos a reafirmar nuestro conocimiento de Don Bartolomé Mitre, uno de los dueños de La Nación, que cansado de no poder decir las cosas en este país sin que nadie se le ría, tuvo que hacerse publicar este reportaje en la revista Veja, una especie de Viva de Clarín, pero brasilera. 

Puede verse claramente el pensamiento gorila en el que abrevan varios caceroleros que pertenecen al medio pelo argentino, que como se sabe, quiere ser como "ellos" a la vez que se declaran "pueblo". 
 La traducción es mía así que pido piedad.

ARGENTINA - Bartolomé Mitre, dueño del diario independiente "La Nación": Vivimos una dictadura con votos. Argentina está imitando a Venezuela"
Entrevista concedida a Nathália Watkins.

UNA DICTADURA CON ELECCIONES
El director del diario argentino La Nación relata como la intención del gobierno de acabar con la libertad de expresión lo colocó en la posición de defensor de su principal competidor.

Creado en 1870, el diario La Nación ya fue cerrado por el gobierno argentino cinco veces, la última de ellas en 1901. De vena liberal, fue en la segunda mitad del siglo XX un antagonista del peronismo, el movimiento inspirado en el presidente Juan Domingo Perón (1895-1974). Esa línea política atrajo ataques de los últimos ocupantes de la Casa Rosada.

El lunes pasado, el diario llegó a ser impedido de circular por sindicalistas carneros. Desde 2008, su rival Clarín también sufre represalias de la Cristina Kirchner. “Es un panorama sombrío. Nunca habíamos pasado por algo parecido”, dice Bartolomé Mitre, socio y director de La Nación. El carga el nombre de su bisabuelo, que fundo el diario y fue presidente de la Argentina entre 1862 y 1868.

¿Qué es lo que la presidente Cristina Kirchner está haciendo para controlar a la prensa?
Cerca del 80% de los canales de televisión, de los diarios y de las radios ya están al mando del gobierno. En un primer momento, la intención es conseguir el control total de los canales de televisión abiertos.

El Canal 13, que pertenece al grupo Clarín, es el único con cobertura nacional que puede ser considerado independiente. A partir de 7 de diciembre, el grupo tendrá que someterse a la Ley de Medios, aprobada por un Congreso kirchnerista en octubre de 2009. La ley exige que la empresa venta su la empresa de TV abierta.

Lo más probable es que sean concedidos treinta días a Clarín para que se adapte a la norma. Finalizado ese período, todos los canales abiertos en el país serán monótonamente iguales, con la agenda definida por el Estado, y no podrán contar la verdad a riesgo de ser tachados de opositores y de perder grandes pautas publicitarias del Estado.

Será el fin de la libertad de expresión en los medios audiovisuales. El paso siguiente será dominar los medios impresos. El gobierno ya declaró la venta de Papel Prensa de interés público y pretende expropiar la empresa, nuestra mayor fábrica de ese insumo. Habrá cuotas para importar la materia  prima del exterior y para comprar papel nacional.

El Poder Executivo podrá determinar cuantas páginas tendrá cada publicación. Es un panorama muy sombrío. Nunca habíamos pasado por algo parecido.

El gobierno y muchos argentinos afirman que esa ley sirve para democratizar las comunicaciones.
La Ley de medios no tiene nada de eso. El objetivo es simplemente callar los diarios que narran la realidad del país y escriben textos críticos.

Hoy, apenas La Nación, Clarín y unos pocos diarios pueden decir lo que quieren. Los del interior, menores, no tienen mas esa capacidad. Ellos no consiguen, como nosotros, sobrevivir apenas con los anunciantes privados.

Nosotros tenemos cero de publicidad oficial. Somos independientes. En el interior, infelizmente, los diarios ahora son todos dependientes de publicidad del Estado. No pueden escribir sobre una serie de temas. Sirven como meros portavoces del gobierno.

¿No es normal tener reglas que impidan el monopolio en la TV, un sector que depende de concesión pública?
La cuestión es que Cristina Kirchner crea las normas que quiere, apoyada por un Congreso sumiso. Sus leyes tienen objetivos políticos bien definidos y no son aplicadas de manera igual a todas las empresas.

Hay conglomerados casi tan grandes como Clarín, pero nadie habla de obligarlos a adaptarse a la nueva ley, porque son amigos del gobierno.

El grupo Uno está en mas de 75% de las provincias del país y tiene setenta medios de comunicación, incluyendo TV abierta, estaciones de radio, internet y telefonía. Como sus dueños son amigos de la presidente, no se los molesta.

Tampoco creo que Clarín tenga poder de más. El cercenamiento a la libertad de prensa en  nuestro país afecta a todos. La libertad de Clarín es la libertad de toda la prensa argentina. Estoy en permanente contacto con ellos. Somos competidores, pero tenemos buenas relaciones.

Además de retirar los anuncios estatales y de amenazar restringir el abastecimiento de papel ¿Cómo ha perjudicado el gobierno a "La Nación"?
Somos criticados duramente. En Argentina, quien cuenta la verdad pasa a ser considerado opositor. La presidente Cristina dice públicamente cosas infundadas sobre periodistas de La Nación. Cita mi nombre y el de Héctor Magnetto, director ejecutivo del grupo Clarín, como se fuésemos responsables por todos los problemas del país. Es muy desagradable.

Por otra parte los periodistas de La Nación y de Clarín son maltratados constantemente. En un texto, nuestro columnista Carlos Pagni dijo que Axel Kicillof, vice-ministro de Economía, era marxista. Cristina refutó el artículo declaró que “la derecha siempre tiene algo de antisemita” (Kicillof es judío). Esa postura de la presidente no es normal en una democracia.

Si los tres Poderes funcionan en su totalidad, no hay razón para que el Ejecutivo ataque directamente a los periodistas. El Legislativo y el Judicial se encargarían de posibles excesos. Tenemos el derecho de sentirnos sin justicia y preocupados. Todo eso es muy grave.

Esperamos una audiencia da Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) para saber como los juristas internacionales se van a posicionar en relación a los ataques.

¿Por qué Cristina Kirchner quiere tanto acallar a Clarín?
Algunos dicen que es porque el diario fue contra una ley, la resolución 125, que elevaba los impuestos sobre las exportaciones agrícolas, una medida desastrosa para los quienes plantan soja. Clarín quedó del lado de los agricultores, que protestaban contra el gobierno, y con eso compró una enorme pelea con Cristina. Otros dicen que el odio comenzó cuando la presidente quiso comprar el diario y el grupo se rehusó a venderlo.

¿Cuál es el papel del movimiento estudiantil La Cámpora, fundado y liderado por el hijo de la presidente, Máximo, en la represión a la prensa?
Nunca se vio a Máximo Kirchner hablar, porque él no sabe hacer eso. En realidad é no hace absolutamente nada. No se como consigue dirigir su movimiento de jóvenes, La Cámpora. Es bueno resaltar que no se trata de un grupo enorme, como se piensa. En las universidades, los camporistas son minoría.

Recientemente, hubo elecciones para centros de estudiantes en tres carreras de la UBA: derecho, ciencias económicas y filosofía. La Cámpora perdió todo. La juventud universitaria no está con ellos.

¿De dónde viene tanta fuerza entonces?
Los jóvenes de La Cámpora se movilizan mucho y ganaron cargos estatales. Sus miembros están presentes en muchas compañías del Estado, como Aerolíneas Argentinas, estatizada en 2008, la petrolera YPF, confiscada este año. Todas esas empresas tienen cuadros de La Cámpora.

El año pasado, los camporistas tomaron la sede de Cablevisión, un canal de TV que pertenece a Clarín. En esa época, el grupo Uno, aliado de Cristina, presentó una denuncia de competencia desleal contra Cablevisión. Los camporistas entraron a la empresa para dar una muestra del poder de la presidente.

En agosto, pensaron en volver a tomar o predio. No lo consiguieron porque los empleado y técnicos de Cablevisión cortaron una calle para defender sus empleos y la compañía en que trabajan. Los funcionarios de Cablevisión no quieren más intervenciones gubernamentales.

¿Por qué no existe oposición política en Argentina?
No se aprecia todavía un camino viable para que los partidos que no son peronistas se puedan unir. Por una cosita u otra, los políticos se rehúsan a conversar entre si. Lo correcto sería que la oposición argentina se uniese, como aconteció en Venezuela. Estamos muy lejos de eso.

Tendremos elecciones para senadores, diputados y para algunos gobernadores de provincia al final de 2013, pero los partidos probablemente van a presentar candidatos por separado. En 2015, cuando acaba el segundo mandato de Cristina, no se lo que va a pasar. La mayor chance es que la oposición venga de dentro del peronismo. Tradicionalmente, el peronismo tiene varias vertientes, de izquierda, centro y derecha.

En los últimos meses, quien se considera peronista auténtico comenzó a alejarse gradualmente de Cristina. Algunos ya se declaran totalmente contra la presidente y la acusan de no ser peronista. El sucesor de Cristina, por lo tanto, debe venir de otra corriente peronista, un poco más abierta, más de centro. No consigo visualizar otra opción.

¿Por qué los argentinos todavía no abandonaron el peronismo?
La verdad es que este gobierno no es realmente peronista. el peronismo auténtico es el que se inspira en Juan Domingo Perón, en que las masas siguen o su líder querido. La figura de Perón desapareció del actual gobierno. Cristina habla como se fuese la mujer de Perón, Evita (1919-1952).

No consigo comprender muy bien la mente de Cristina, pero es evidente que con eso ella busca apoyo popular. El kirchnerismo es prácticamente un partido aparte. Sus políticas, llamadas por sus adherentes de “el modelo”, son una versión espantosa del populismo, que abarca tanto la derecha como la izquierda. Igualmente no existen muchos argentinos contentos con el tal “modelo”.

¿Argentina, a ejemplo de Venezuela, camina hacia una dictadura?
Algunas personas en el país pueden viajar y comprar dólares, mientras que otras nada tienen y no pueden salir del país en vacaciones. Además de eso, las múltiples tácticas para callar a los opositores casi acabaron con la disidencia política. Esencialmente, vivimos una dictadura de votos. Es la peor de todas. Argentina está imitando a Venezuela.

"Hugo Chávez y esa mujer vencieron las últimas elecciones presidenciales con el mismo porcentaje de votos, 54%. El origen del poder de los dos, por lo tanto, es legítimo. Pero las constituiciones y las leyes están siendo violadas y alteradas inescrupulosamente enm sus mandatos."

Algunos años atrás, se decía que lo que ocurría en Venezuela un día se repetiría en Argentina. Se confirmó la predicción. Más allá que Cristina no sea carismática como Chávez, la política es la misma.

¿No hay democracia en Argentina?
Cristina usa el argumento de la democracia a su favor, pero no pasa de una farsa. El gobierno viola la libertad de expresión. En el Congreso, hacen lo que quieren. Ni el gobierno de Perón y la dictadura militar fueron tan lejos. Todo parece nacer de Cristina.

El gobierno no respeta a la Corte Suprema ni a los jueces. Las últimas semanas, la Casa Rosada trató de intimidar a todos los magistrados que intentaron avalar las arremetidas oficiales contra Clarín. Tres de ellos ya dejaron el caso o fueron impedidos de tomarlo. La Justicia está totalmente debilitada.

Los argentinos son considerados cultos y politizados. ¿Por qué dejan que eso pase?
Argentina no es mas un país culto. Nada ha sido hecho por enseñanzas últimamente. Siempre fue del gusto de los dictadores retirar de las personas el acceso a la información y al espíritu crítico. Con eso, ellos ganan más votos y se perpetúan en el poder. Hay en el país una elite que piensa de una manera y una clase baja que no se informa, no escucha, no toma consciencia y sigue a la presidente. Cuanto menos cultura, más votos Cristina consigue.

¿El gobierno está aislando a la Argentina del resto del mundo?
Argentina siempre tuvo las puertas abiertas a todos, inmigrantes y comerciantes. Cristina es la única entre los argentinos que tiene algo contra el mundo. Un ejemplo de ese rencor está en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, con expositores de cuarenta países.

Cristina dijo que el evento, marcado para abril de 2013, deberá ser en Tecnópolis, el parque donde son realizados todos sus actos políticos. Caso contrario, no habrá subsidios del gobierno. Cristina usa estrategias como esa para manipular las personas.

En este país, es preciso pedir autorización para todo. Esa opresión provocará una reacción popular generalizada. Cuando salen a las calles con las cacerolas, los argentinos dejan claro que están hartos. Quieren libertad para tener su propia vida.

Fuente

4 comentarios:

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

El jovato éste está envuelto en una nube de pedos de los años 50', se quedó dormido leyendo la colección completa de Selecciones del Reader's Digest y se despertó ahora. Ahora, éste es el discurso cacerolo, o sea que la mayoría de los que fueron al 8N es como si se metieran abajo de la sábana de Mitre a olerle los pedos (con perdón de la expresión académica) antes de opinar. Además en éste caso mentir es una herencia de familia.

Tito dijo...

Veja es 10 mil veces peor que Viva. Es una revista que baja línea política todos los domingos. Y ya sabemos para que lado baja esa linea.

Anónimo dijo...

¿Este viejo facho le habrá pedido permiso a la diktadura para ser tan hijo de 20.000 putas? ¿O le habrá salido naturalmente?

Ya faltan sólo 21 días para el 7 de diciembre, a pesar de ese viejo de mierda!!!

Saludos
Tilo, 71 años

Pablo dijo...

Ya les queda poco, soretes K, los vamos a hacer mierda!!!